EL AGUA: Un bien escaso

Ésta es una frase que llevamos años escuchando y diciendo ambas cosas pero que como todo, nos acordamos de Santa Rita cuando truena y nunca mejor dicho porque tronar truena poco y hemos llevado los recursos hídricos a una máxima histórica.

Desde Fontecsa siempre hemos reevindicado la importancia de la recuperación de agua de lluvia y de no contaminar el  subsuelo con el vertido de aguas residuales sin tratar.

LLegará un día en que recuperar el agua de la lluvia y almacenarla para su uso no suene a chino, también es cierto que es un mundo algo desconocido,  que todas las noticias y programas hablan sobre sequía extrema, despilfalrro de agua….etc,  pero ninguno sobre cómo aprovechar, recoger y almacenar el agua de lluvia, porque sí  llueve, pero normalmente no estamos preparados para recibir y guardar esa lluvia y esperamos a que vuelva a caer, sin tener en cuenta que cada vez cae más espaciosamente en el tiempo y cuando lo hace de forma más torrencial.

Es un trabajo que tenemos pendiente, tanto pequeños usuarios como administraciones. Los pequeños, instalando sistemas domésticos y de tamaño adaptado a cada vivienda y las administraciones, haciendo esta recogida a gran nivel.

Yo lo comparo con la energía eléctrica, hasta que las subidas en el precio no fueron considerables, no comenzamos a tener en cuenta el ahorro energético. Con el agua ocurre igual, hasta que no está faltando de verdad o cuando los precios sean igual prohibitibos entonces tomaremos conciencia de su escasez.

 

Depósitos Soterrados: La mejor solución para almacenar el agua de lluvia

El agua de lluvia, como ya sabemos, es limpia y pura, no contiene cal ni cloro y además es GRATIS. Se estima que un 50% de los usos del agua en una casa pueden ser sustituidos por agua de lluvia, lo  que representa un ahorro de agua de por vida.

Como explicamos en una entrada anterior, el CANALÓN es el sistema por excelencia para recogida de agua de lluvia, pero vamos a ver cómo almacenar grandes cantidades de este agua de forma práctica y sencilla.

Los depósitos soterrados o enterrados, realizan esa labor de almacenamiento de grandes cantidades sin ocupar espacio en el jardín o parcela y si además incluimos un sistema de filtrado, dejamos el agua en óptimas condiciones para ser reutilizada para la cisterna del water, lavadora, riego del jardín, lavar el coche…

Estos depósitos se fabrican con varias formas y capacidades, desde 1.000 litros hasta grandes tanques que pueden superar los 65.000 litros.

Contienen refuerzos y nervaduras para garantizar su resistencia al enterramiento.

Para saber la medida que necesitamos buscaremos la media entre el agua que podemos recoger y la que necesitamos en un año. El periodo de reserva es el tiempo que tendremos agua disponible sin que llueva.